60 años. Ahí es nada. 60 años son, nada más y nada menos, los que lleva Bodegón Joxe Mari de Orio, pueblo de la costa gipuzkoana con una robusta tradición pesquera, asando besugos por docenas todas las semanas. Y es que Joxe Mari Manterola tuvo, allá por 1957, la brillante idea de echar este apreciado pez a la parrilla. Que arda en las brasas infernales, que aquí el que firma lo disfrutará como un niño con zapatos nuevos. O más. Su nieto, Mikel Manterola Ondozabal, es pues, la tercera generación encargada de pilotar la nave, y lo hace con una pericia casi innata.

Tras saludar cariñosamente a los parrilleros nos metemos en faena. Me acompañan, en esta ocasión, Igor Cubillo, de la weg Lo Que Coma Don Manuel, periodista especializado en música, ocio y cultura, incluida la gastronomía, economista y equilibrista (aunque siempre quiso ser domador) y Daniel Arbós, capitán general de la revista digital con el mismo nombre. Descorchan una botella de Albret Chardonnay 2015, brindamos como hermanos que somos y nos sentamos dispuestos a mover los bigotes. Toca disfrutar. Abrimos con las kokotxas. Hermosas. Jugosas. Perfectas. El pilpil que lo acompaña, fino como la seda. Le siguió la especialidad de la casa. El besugo al estilo Orio. Como podéis apreciar en las fotografías de abajo, pinta bien. Pinta muy bien. Y es que Mikel lo retira de la parrilla cuando todavía le falta un punto por hacer. Todo tiene su explicación. Somos testigos de como el refrito a base de aceite, ajo, cayena y un toque de vinagre, termina de asar al bendito pescado. Os podéis imaginar el resultado. Piel crujiente, lomos jugosos y tiernos. La cabeza, para chuparse, literalmente, los deditos. Una maravilla para los cinco sentidos. O seis. O los que sean. Llega el momento de la carnaza. Porque sí, en el Joxe Mari también se come carne. Y qué carne. Qué txuleta. Seleccionada personalmente por Andoni, padre de Mikel. Muy buen sabor. Muy buena textura y Muy buen punto de cocción. Además, estuvo regada por mi amigo Pruno 2014, un Ribera del Duero con 90% Tempranillo y 10% Cabernet sauvignon, perfecto para la carne roja. Y para cerrar, como me suele gustar, queso. No un queso cualquiera. Queso de la zona. Soberbio.

Qué más os puedo contar… si no conocéis el Bodegón Joxe Mari, estáis tardando. Os tratarán rebién y el homenaje será, cuando menos, antológico. On egin.

Bodegón Joxe Mari Herriko Plaza, 0 (Orio)

Tel. 943 83 00 32