“Yo no nací sino para quereros; 
mi alma os ha cortado a su medida; 
por hábito del alma mismo os quiero.

Cuando tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir, y por vos muero”.

Este soneto de Garcilaso de la Vega describe perfectamente mi reciente visita a Casa Nicolás. Nada más entrar te invade el inconfundible olor de las brasas. Nos da la bienvenida Pedro. Perdón. Don Pedro Ruiz, quien trabaja en la Casa desde finales de los años 60 y la dirige desde mediados de los 80. Xabier, hijo de Pedro y Maixa Otxoteco (cómplice del buen hacer del restaurante), es el parrillero de tercera generación. Aprendió todos los secretos de la parrilla de su padre y abuelo. Futuro asegurado.

Mientras visitamos la bodega, digna de mencionar, Josune Zubledia, Jefa de Sala de toda la vida, nos prepara la mesa. Está todo dispuesto. Nos espera un menú de sota, caballo y rey: Lomo de jabugo, anchoas en aceite de oliva virgen, bacalao fresco con cebolla y pimiento verde del piquillo y txuleta de vaca vieja acompañada de pimientos del piquillo confitados y ensalada. Pero esto es mejor que lo veáis… On egin!

 

Asador Casa Nicolás Paseo de Zumalakarregi, 7 (Tolosa)

Tel. 943 65 47 59

www.asadorcasanicolas.com